En un futuro próximo se prevé una demanda de alimentos muy dinámica y una oferta de los mismos con cierta rigidez, por lo que el incremento de la productividad primaria a través del uso intensivo de la tecnología se revela como la única estrategia viable para satisfacer la demanda futura de alimentos y aminorar el impacto sobre los precios de los mismos, para esto, se necesita producir, movilizar y almacenar los productos de manera eficiente y sustentable.

Durante el almacenamiento, los mayores desechos alimenticios son causados por las técnicas inadecuadas de apilar los productos así como ajustar mal la temperatura ambiente.

La demanda futura necesitará un flujo del producto diferente al que tradicionalmente se ha utilizado y los sistemas alimentarios deberán reestructurarse para reducir las mermas.

El Reino Unido estima producir entre 18 y 20 millones de toneladas de desechos alimenticios cada año, de éste total aproximadamente 8.3 millones son producidos en los hogares, el 10.8 restante son desechos derivados de la cadena de producción y distribución.

Fuente: SAGARPA Retos y Oportunidades del Sistema Agroalimentario de México en los Próximos 20 Años.